Mes contra el Cambio Climático: ¿cómo puedo ayudar a combatir este fenómeno?

Cada año en el mes de octubre se conmemora el Día Mundial Contra el Cambio Climático a fin de generar conciencia en torno a la importancia de adoptar prácticas más sustentables.

El cambio climático es, sin duda, una realidad cada día más evidente y amenazante. Olas de calor de mayor intensidad, lluvias más fuertes y otros fenómenos meteorológicos extremos, que implican riesgos para la salud humana y los ecosistemas, son sólo una muestra de ello.

Si bien son varias las causas, Naciones Unidas ha sido clara en afirmar que las personas somos las grandes responsables del calentamiento global de los últimos 200 años, pues son las actividades diarias las que generan gases de efecto invernadero, elevando la temperatura del planeta al ritmo más rápido de los últimos 2 mil años.

La misma visión comparte Jorge Leiva, jefe de Ingeniería civil en Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad Bernardo O’Higgins: “Es responsabilidad de todos lograr que la tierra no aumente su temperatura promedio en más de 1,5 °C, ya que las emisiones de gases contaminantes son fruto del uso de automóviles, consumo de energía, generación de residuos, entre otras”.

“Por lo tanto, es crucial que adoptemos prácticas más sostenibles para contribuir de manera significativa a su reducción”, agrega.

En este sentido la pregunta que surge es ¿qué podemos hacer en lo cotidiano para combatir el cambio climático? Acá te compartimos tres ideas que puedes poner en práctica para tomar acción frente al calentamiento global.

Reciclaje, el punto de partida

Dar una nueva vida a los productos en lugar de impulsar una cultura de lo desechable es clave. Cuando reciclamos, estamos evitando la generación de gases contaminantes asociados a la fabricación de nuevos elementos, al mismo tiempo que se usan de manera más consciente los recursos naturales disponibles, y eso repercute positivamente en el entorno.

En este sentido el gran protagonista es el plástico por los altos volúmenes que se utilizan y por la alta reciclabilidad que tienen algunos de ellos, lo cual abre múltiples posibilidades para usar el material reciclado como materia prima.

Un ejemplo, es lo que realiza Integrity, empresa nacional que en 2022 recolectó más de cuatro mil toneladas de plástico PET proveniente de botellas de bebida, agua y jugos para transformarlos en nuevos envases que también se incorporan a la economía circular.

Atención con la forma en que limpias tu casa

Aunque sea paradójico, la acción de limpiar tu casa puede terminar siendo la más contaminante. Muchos de los limpiadores que usamos contienen sustancias químicas que terminan dañando cursos de agua e incluso el aire. Y no sólo eso, estos suelen estar contenidos en recipientes plásticos desechables que demoran cientos de años en degradarse.

Frente a esto, una recomendación es buscar alternativas de origen natural y que promuevan la reutilización de envases.

Esa es la apuesta de Nanolife, la línea de productos sustentables para limpiar el hogar desarrollados con nanotecnología. Con ella, se logra convertir un residuo alimentario como es la cáscara de naranja en un agente de limpieza 1.000 veces más pequeño que un grano de arena.

Este tipo de innovaciones permiten poner al centro conceptos como economía circular y reutilización, que generan un impacto positivo en el medioambiente.

Elimina los plásticos de un solo uso

Uno de los grandes problemas ambientales que enfrentamos es el abuso del plástico. Esto, pues sus desechos no sólo contaminan océanos, lagos y otros entornos naturales, afectando la biodiversidad, sino porque además su fabricación es la fuente de gases de efecto invernadero de más rápido crecimiento en el mundo.

Sin embargo, el gran desafío para eliminarlo de las tareas diarias es que la vida se puede volver más compleja y costosa.

Pensando en ese escenario, la start up chilena I Am Not Plastic desarrolló una completa línea de productos compostables que mantienen la versatilidad y comodidad del plástico, pero sin sus efectos negativos.

Uno de los problemas más grandes es el tiempo en que se demora el plástico en degradarse. Esta situación ha afectado tanto a la tierra como los océanos, impactando en la biodiversidad.

En ese sentido, la educación ambiental es uno de los ejes principales para hacer frente al cambio climático. Diversas autoridades y expertos han hecho un llamado realizar un cambio de comportamiento, ya que las acciones repercuten en el entorno en donde habitamos.

Referencia: www.elmostrador.cl 

 

Scroll al inicio
Hola, ¿necesitas ayuda? :)